La trama del narcotráfico en Argentina y Latinoamérica

Compartimos el artículo publicado en el número 5 de Bandera (correspondiente a febrero 2016) con la investigación especial acerca de la red de narcotráfico que opera tanto en Argentina como en la región, destacando también quiénes son los verdaderos promotores y cerebros de este flagelo. Un tema de candente y dramática actualidad.

En marzo de 1990, el Coronel Mohamed Alí Seineldín dictó una conferencia especial, dirigida a sus  camaradas del Ejército, a la que denominó “La crisis en las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Policiales, de la Seguridad y Defensa Nacional”. Esta exposición fue filmada y en 2014 la periodista rosarina Cecilia García Valenti la digitalizó y subió a la plataforma de Youtube. Uno de los puntos más destacados de la disertación es que, hace 26 años, Seineldín anticipó en su análisis geopolítico el alarmante crecimiento del narcotráfico en la Argentina y el surgimiento del narcoterrorismo.

Al abordar el tópico “La futura misión de las FF.AA.”, el héroe de la Guerra de Malvinas observó que el país estaba próximo a enfrentar una nueva hipótesis de conflicto interno, en la cual organizaciones criminales armadas se aliarían con los carteles de la droga para intentar imperar en nuestro territorio. Por aquel entonces esta proyección no parecía posible. Por ejemplo, en la provincia de Santa Fe los datos oficiales indican que entre 1973 y 1988 la cocaína incautada era de 200 gramos por año, mientras que en la actualidad en el distrito se incautan más de 500 kilos por año, y eso es apenas una pequeña parte de lo que realmente circula allí. Por otra parte, el ex fiscal federal Guillermo Montenegro, que ahora es el embajador argentino en Uruguay, indicó en declaraciones al diario La Nación que a principios de los años ’90 “se tenía que juntar a todos los Juzgados de la Capital Federal para ver un kilo de cocaína”, y agregó “hoy esa cantidad se decomisa en cualquier lado”.

La visión del Coronel Seineldín fue fruto de su experiencia como Agregado Militar en Panamá, nación en la que pudo observar cómo los narcotraficantes habían empezado a tejer acuerdos con bandas subversivas que luego enlutarían y enlutan a Centroamérica, a México y a los países del norte de Sudamérica como Colombia. Sin dudarlo, su conclusión fue que ese conflicto llegaría irremediablemente a la Argentina, y que había que tomar las prevenciones necesarias. Finalmente, nunca fue escuchado por los militares liberales que despreciaron al Nacionalismo, ni tampoco por el gobierno menemista, que fue el que permitió el arribo de los grandes jefes narcos al país. En su conferencia, Seineldín proponía como estrategia de lucha la coordinación de las tres Fuerzas Armadas (Ejército, Marina y Aeronáutica) y de las Fuerzas de Seguridad Nacionales (Policía Federal, Gendarmería y Prefectura) para combatir la inminente ofensiva del narcoterrorismo, utilizando como medio eficiente una Doctrina Nacional coherente y unificadora, para la defensa de nuestra Soberanía ante esta insidiosa agresión exterior.

En enero de este año todos los argentinos pudimos contemplar, azorados, cómo tres sicarios del narcotráfico pudieron poner en ridículo varias veces a la Gendarmería, a la Prefectura, a los cuerpos de élite de la Policía Federal y a toda la Policía Bonaerense. Por ingenuidad o incompetencia, los funcionarios del macrismo desnudaron su incapacidad para enfrentar la crisis, que fue resuelta por un puñado de policías santafecinos apoyados por vecinos. La fuga de los hermanos Lanatta y de Víctor Schillaci también demostró que los mercaderes de la droga lograron corromper todos los niveles de las FF.SS., y que evidentemente tienen poderosos aliados en el poder político y en el ámbito judicial. Las previsiones de Seineldín se hicieron realidad, no haber tomado las medidas necesarias hace dos décadas terminó en la ruinosa realidad de nuestros días.

LAS TRES ETAPAS DEL PLAN GEOESTRATÉGICO DEL NARCOTRÁFICO

El Coronel Seineldín expuso en su conferencia el plan geoestratégico del narcoterrorismo, que mundialmente se basa en tres etapas:

  • Primera: Convertir a la Nación-Objetivo en un país de tránsito y consumo.
  • Segunda: Consolidar el trafico de drogas mediante la penetración y asentamiento territorial de las mafias narcos y sus sicarios (lo cual provoca sí o sí un incremento de los delitos por las luchas de poder entre mafias, e inclusive ataques a las autoridades que se opongan a sus intereses y las repriman por sus acciones delictivas).
  • Tercera: La efectiva instalación de “fabricas” para el procesamiento y/o la producción de drogas (con la eventual protección de algunas corruptas autoridades nacionales y provinciales).

Estas tres etapas se pueden desarrollar libremente cuando no existe voluntad política para combatir al narcotráfico. Como se puede ver, en la Argentina se cumplieron las tres premisas. Durante el kirchnerismo, el ex narcoministro Aníbal Fernández pretendió afirmar en reiteradas oportunidades que en nuestro territorio no había cocinas de droga, sino que sólo era un país de tránsito y consumo. Los hechos terminaron demostrando que el procesamiento de droga aquí es incontenible.

El especialista Mayolo Medina Linares, quien fue Secretario de Seguridad Pública y Director de Inteligencia  de la Procuraduría de México, visitó nuestro país a mediados del año pasado y declaró ante el portal de noticias Infobae: “Argentina es la cocina de la cocaína en Latinoamérica. Hoja de coca no producen, pero sí la procesan”. Luego agregó: “Si Argentina no pone atención, va a llegar al mismo caso de México. No hay evidencias que me digan que no va a suceder”.

Como es sabido, Aníbal Fernández está bajo la lupa de la Justicia por sus nexos con los carteles de la droga, al igual que decenas de ex funcionarios del régimen de Cristina Kirchner.

LA PROMOCIÓN DE LA LEGALIZACIÓN DE LA MARIHUANA, LA REVISTA THC Y LOS ABOGADOS DE ANÍBAL FERNÁNDEZ, JULIO DE VIDO Y LOS NARCOS DE SENDERO LUMINOSO

El periodista kirchnerista Víctor Hugo Morales, uno de los principales apologistas del libre consumo de drogas y la denominada "cultura cannábica"

Como advirtió el Coronel Seineldín, la primera etapa del plan geoestratégico del narcotráfico es lograr que un país se convierta en un territorio de tránsito y consumo. El tránsito se puede lograr mediante vías ilegales, pero el consumo masivo y legal es lo que realmente le interesa a los carteles, puesto que si no hubiese consumidores no habría negocio. A los narcos no les sirve una nación sana, consciente y despierta, cuya sociedad rechace a las drogas y las perciba como lo que son, elementos nocivos, tóxicos e idiotizantes. Por ello, los estupefacientes necesitan lo que todo producto precisa para ser vendido: buen marketing.

Un claro ejemplo de la promoción del consumo de drogas es la propaganda a favor de la marihuana. En Estados Unidos existe un poderoso lobby que busca la legalización absoluta de esta droga. Así, por ejemplo, se puede ver cómo el Partido Demócrata se vuelve cada vez más extremista en la defensa de la despenalización, al tiempo que figuras del espectáculo como George Clooney, Brad Pitt, Lady Gaga, Miley Cyrus o Jennifer Aniston hacen apología del consumo abiertamente. En los años ’40, el cine estadounidense se encargó de venderle al mundo la idea de que fumar cigarrillos era correcto, adecuado y que además, daba prestigio y glamour. El tiempo demostró que la nicotina es mortal y así lo pagaron con sus vidas las decenas de millones de víctimas de cáncer de pulmón que murieron gracias a esa falsedad. En nuestros días, los jerarcas de los grandes estudios lanzan masivamente otra mentira: fumar marihuana está bien, no es dañino, incluso es positivo y te convierte en alguien “popular” y divertido.

Promotores del "autocultivo" de marihuana, entre ellos, Luis Osler, abogado de la revista pro-narco THCPor supuesto, esta iniciativa no es patrimonio exclusivo de los norteamericanos, sino que también tiene su implementación en la Argentina, donde existe la revista THC, defensora de la “cultura cannábica”. La publicación, cuyo financiamento hasta el presente se desconoce, desde hace años viene gestando la despenalización del consumo de marihuana, y con la misma intención que la propaganda hollywoodense, en sus tapas se encarga de poner a famosos locales que festejan su adicción a las drogas. Así, aparecieron en las portadas de la narco-revista desde Andrés Calamaro y Diego Capusotto hasta el ex Midachi Dady Brieva y el actor Leonardo Sbaraglia, pasando por periodistas como Samuel “Chiche” Gelblung. Hubo decenas de denuncias penales contra THC, y todas fracasaron.

Significativamente, el abogado de la publicación es el Dr. Luis Osler, socio del estudio jurídico “Virgolini, Maloneay y Asociados”, firma encabezada por el Dr. Julio Virgolini, un ex juez en el fuero Penal Económico. Lo llamativo es que fue nada más y nada menos que Horacio Verbitsky quien, en una nota publicada en Página/12 el 24 de febrero del año 2008, sindicó al Dr. Virgolini como “el mejor defensor” de las organizaciones vinculadas al tráfico de drogas y al lavado de dinero. En ese artículo, Verbitsky sustenta su afirmación destacando que Virgolini es el defensor de Marco Antonio Estrada González, uno de los capos narcos más importantes del país y un ex guerrillero de Sendero Luminoso, quien ingresó como inmigrante ilegal a la Argentina en 1997, organizó la red de venta de estupefacientes en la Villa 1-11-14, y actualmente cumple arresto domiciliario por homicidios y narcotráfico.

En abril de 2015, este criminal fue denunciado penalmente por Jorge Rodríguez, un ex investigador del Ministerio de Seguridad, que reveló que Nilda Garré y sus hombres sabían que el peruano maneja desde su casa una red de 10 cocinas de cocaína en el barrio porteño de Flores y que cuenta con un ejército de 300 “soldados” y 50 sicarios, y que pese a tener esa información, no hacían nada. El catequista villero Juan Manuel Duarte, autor del libro “Montoneros y el asesinato del Padre Mugica” también reveló que el Dr. Osler, apoderado de THC, actuó como asesor profesional del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, mientras la Red de Madres por la Vida denunció que el mismo Osler también operó como asesor y colaborador de Aníbal Fernández, y que consiguió el apoyo de los diputados Claudio Lozano y Victoria Donda para promover un proyecto de ley para despenalizar el consumo de marihuana. Así las cosas, cabe preguntarse nuevamente quién financia THC, y qué intereses persigue.

Yendo un poco más lejos, debemos subrayar que el 22 de febrero del año 2013 se radicó una denuncia penal contra el director de la revista, Sebastián Basalo, por la posesión de más de un centenar de plantas de cannabis en su casa, una cantidad que claramente excede cualquier parámetro de uso para consumo personal. En un proceso express, Basalo fue sobreseído el 31 de mayo de ese mismo año. En la sentencia absolutoria se resolvió que “el cultivo personal no lesiona la salud pública” e incluso se criticó a los jueces y al personal policial que “gaste recursos en este tipo de investigaciones”, ya que “estas denuncias lesionan derechos reconocidos en la Constitución”. El fallo fue firmado por el juez federal Sergio Torres, el mismo que llevó adelante los escandalosos operativos para capturar a los hermanos Lanatta y a Víctor Schillaci…

URUGUAY: MARIHUANA LIBRE FINANCIADA POR SOROS Y  ROCKEFELLER

José Mujica, ex presidente de Uruguay, reunido en Nueva York con David Rockefeller. En ese encuentro acordaron la plantación legal de marihuana en el vecino país (Foto: Diario El País - España)El 16 de enero de este año el responsable del Sistema de Información de la Red Nacional de Transferencia Tecnológica para la Atención de las Adicciones (Renadic) de México, Alejandro Mendoza Amaro, divulgó un nuevo estudio realizado en el estado de Michoacán que confirmó que la marihuana es una droga de inicio, que conduce al posterior consumo de drogas más fuertes. “Ya la puerta de entrada [a las adicciones] no es el alcohol sino la marihuana. Entonces el patrón epidemiológico está cambiando… las drogas de inicio ahora están siendo distintas, inicialmente eran alcohol y tabaco; ahora, al iniciar la consulta en los Centros de Atención Primaria, cuando ya hay una adicción a una droga ilícita, surge que la droga de inicio fue la marihuana”, explicó Mendoza Amaro en una conferencia organizada por el Consejo Estatal contra las Adicciones y por la organización Alcohólicos Anónimos.

Mientras que en México, una de las naciones que más sufre el narcoterrorismo en nuestros días, se está tomando nota de esta realidad, en el Cono Sur las cosas son muy distintas. Uruguay se convirtió en el 2013 en el primer país del mundo en despenalizar definitivamente la venta, tenencia y consumo de marihuana, medida que fue ampliamente celebrada de este lado del Río de la Plata por la revista THC, que festejó la noticia poniendo en tapa a Víctor Hugo Morales sonriendo, con un mate lleno de esa hierba en la mano.

La iniciativa fue gestada por el ex presidente José Mujica, pero la propaganda a favor de la despenalización fue casi enteramente financiada por el multimillonario George Soros, insigne miembro del Club Bilderberg. A través de su fundación Open Society, Soros aportó más de 4 millones de dólares a los promotores de la  marihuana. Para asegurar su inversión se reunió personalmente con Mujica, cuando el ex mandatario lo visitó en septiembre de 2013 en Nueva York. A la salida del encuentro, el magnate declaró: “No sabemos cuál es el mejor tratamiento [para la despenalización], tenemos que experimentar y Uruguay es uno de los países experimentales”.

Luego de ese encuentro, Mujica fue a la mansión de David Rockefeller, donde mantuvo un encuentro de aproximadamente 45 minutos sobre este tema, según informó el diario El País de Uruguay. “Venir a verlo a usted es para nosotros como cruzar el Rubicón, porque usted es el símbolo de una realidad, y nosotros siempre reconocemos las realidades”, le dijo Mujica a Rockefeller, quien “bendijo” su proyecto.

La ley uruguaya pagada por Soros contempla defender el “autocultivo” de la planta de cannabis, pero hace especial énfasis en la venta legal de la marihuana en las farmacias. En su aplicación práctica, el gobierno uruguayo está enfocado en avanzar en ese comercio, que permite crear un nuevo mercado. Tabaré Vázquez, sucesor de Mujica, quiso inicialmente oponerse a la ley, aunque luego terminó cediendo. Las presiones y los intereses en juego son muy grandes, no todos los días Soros y Rockefeller aparecen públicamente avalando una norma.

Durante dos años se advirtió que la corporación Monsanto podía estar detrás del negocio uruguayo, debido a que existen fuertes rumores de que estaría trabajando en una semilla transgénica de cannabis. En septiembre de 2013 la empresa emitió un comunicado desmintiendo esa versión, y por ahora no existen certezas que permitan evaluar la veracidad o no de las afirmaciones de Monsanto.

El multimillonario Soros financió la despenalización, ¿quiénes van a plantar y cosechar la marihuana? El misterio se develó en octubre del año pasado, cuando la Junta Directiva del Instituto de Regulación y Control del Cannabis anunció a las dos empresas ganadoras de la licitación para producir un total de 4 toneladas de la planta alucinógena: IcCorp y Simbiosys. La elección, como se verá, fue muy calculada.

George Soros, uno de los grandes financistas del narcotráfico a nivel internacional (Foto: The Washington Times)Simbiosys desempeñará el papel de imagen y propaganda. Fundada en el año 2012, la empresa es dirigida por el Ing. Agrónomo Eduardo Blasina, director de la corporación Blasina y Asociados, profesor de la Universidad de Montevideo y columnista en la sección rural del diario El Observador. La firma de Blasina afirma tener capitales ciento por ciento uruguayos, aunque hay serios indicios de que eso no es así. Es un dato curioso que Blasina y Asociados mantenga el portal web farms.uy, que está destinado específicamente a atraer inversiones británicas a su país. Así es, el sitio hace todo tipo de comparaciones entre Uruguay e Inglaterra, y busca explicar las “enormes ventajas” que tiene hacer una apuesta en el agro rioplatense. Asimismo, desde su lugar en El Observador, Blasina tal vez promocione la marihuana que producirá.

IcCorp es la otra cara de la moneda. Se trata de una empresa mucho más poderosa en términos financieros y políticos, pero que a su vez mantiene un perfil más bajo en otros aspectos. Su titular es Luis Costa, quien está directamente vinculado con Juan Sartori, dueño del Union Agriculture Group (UAG), la mayor firma agropecuaria de Uruguay. La UAG emerge casi literalmente de la nada, como el propio Sartori, un joven que se crió en Suiza y egresó con el título de Licenciado en Altos Estudios Económicos de la Universidad de Hardvard para luego crear a los 22 años una empresa llamada Union Capital Group con sede en Ginebra. Esa firma se dedicaba a la “gestión de activos multi-estratégicos”, un eufemismo técnico para decir que manejaba la administración e inversión de capitales de “grupos privados”. Sartori aparentemente hizo buenos contactos, puesto que en 6 años logró que su humilde empresa creciera en forma desmesurada y llegase a administrar para el año 2008 más de 1 billón de dólares de esos inversores anónimos. En ese momento, el talentoso emprendedor parece sufrir un sentimiento de desarraigo y vende su parte de la empresa para retornar a Montevideo, donde se pone en contacto con el por entonces poco conocido Oscar Costa, ex Coronel de Infantería del Ejército de Uruguay, Ingeniero Informático y profesor de la Universidad ORT, casa de estudios manejada por la comunidad judía local y abierta defensora del sionismo. Sartori y Costa sacuden el mercado local, y con la UAG logran imponerse en pocos años, convirtiéndose en propietaria de 100.000 hectáreas y arrendando otras 20.000.

Por lo expuesto, es claro que IcCorp cuenta con el mejor de los respaldos. Los medios uruguayos también mencionan que en esta empresa hay “capitales británicos”, aunque no hay ningún portal de la compañía o del gobierno de Tabaré Vázquez que explique la composición societaria real de la compañía que se encargará de producir 2 millones de toneladas anuales de marihuana. Lo que sí se puede afirmar es que IcCorp tendrá a su disposición a un excelente cuerpo de abogados, ya que la UAG es uno de los principales clientes en la región de la firma legal estadounidense “Paul, Weiss, Rifkind, Wharton & Garrison LTT”, fundada en 1875 por el abogado neoyorquino Samuel Weiss. Actualmente, en su página oficial www.paulweiss.com, el estudio jurídico reconoce que representa en Latinoamérica a la Fundación Soros. El buffet tiene la particularidad de haber formado a importantes personalidades del mundo de las finanzas, como es el caso de David  Rubenstein, otro miembro del Club Bilderberg y presidente del Grupo Carlyle, corporación que es conocida como “El Club de los Ex Presidentes” por la cantidad de ex mandatarios de todo el mundo que tiene en su plantel. Rubenstein fue “pasante” de la firma antes de su increíble “ascenso” en el mundo de las finanzas, que le permite contar con una fortuna valuada al día de hoy en los 2,5 billones de dólares. Es probable que pocas empresas no sólo uruguayas, sino latinoamericanas, logren contar con semejante asesoría legal, aunque también es poco probable que otro tipo de empresas logren ganar una licitación financiada por Soros.

La primera producción de marihuana estará lista para mayo o junio de este año 2016, y el gobierno estima que se venderá a 1,3 dólares por gramo en una red de 250 farmacias. Con esta estructura netamente capitalista, Uruguay se convierte en el primer país de tránsito y consumo de drogas legal en el planeta, con producción propia y a la vista de todos.

EVO MORALES Y SU BÚSQUEDA DE CONVERTIR A BOLIVIA EN EL GRAN PRODUCTOR LEGAL DE HOJA DE COCA DEL MUNDO

Evo Morales, el abanderado de la hoja de coca. Su carrera política recibió apoyo económico de George Soros.Como se mencionó en los primeros párrafos del informe, Argentina es la gran cocina de cocaína de Latinoamérica, pero la hoja de coca no se produce aquí, sino que viene principalmente de Bolivia, cruzando a través de unas fronteras desguarnecidas. El 1º de enero de este año, el presidente boliviano Evo Morales pronunció un exaltado discurso ante los productores cocaleros del pueblo de Yacuiba, muy cercano al límite con nuestro país. En su alocución, el mandatario vociferó que “dará batalla” para lograr “la despenalización a nivel internacional de la circulación de la hoja de coca”.

Más allá de que Morales evoca un pasado uso milenario de esta planta por parte de civilizaciones indígenas que hoy ya no existen, lo cierto es que su militancia cocalera surgió a principios de los años ’90, cuando fue uno de los organizadores del Consejo Andino de Productores de Hojas de Coca (CAPHC). Según denunció en el año 2003 el periodista Gastón Pardo, integrante de la agencia de noticias Red Voltaire, “una de las ONGs que han apoyado a Evo es el Consejo Andino de Juristas, que es una sucursal de Human Rights Watch/Americas, la cual es financiada por el mecenas de las ONGs George Soros. El CAJ está coordinado con el Centro Lindesmith, de Soros, un centro de divulgación en favor de la legalización de las drogas”.

Actualmente en Bolivia son muchos los periodistas que afirman que el gobierno boliviano mantiene acuerdos económicos con Soros, y tal vez una de las pruebas de que esas versiones son ciertas es que Evo Morales le entregó a la empresa Apex Silver Mines la explotación de la mina de plata “San Bartolomé” de Potosí, que es el yacimiento argentífero más grande del mundo. La minera es propiedad de Thomas Kaplan, un testaferro de la familia Soros, ya que pudo fundar su próspera compañía en 1995 cuando los húngaros le dieron un “préstamo” de 10 millones de dólares.

Más allá de las especulaciones, lo cierto es que la sombra de Soros aparece en Bolivia al igual que apareció en Uruguay, y que el proyecto de Evo Morales es claramente complementario de la ley de Mujica. El panorama es claro: Argentina opera como “cocina” y centro de lavado de dinero, Uruguay es el experimento internacional de consumo y venta legal de marihuana, y Bolivia busca convertirse en el primer productor de hoja de coca, y todo esto financiado por las corporaciones que los izquierdistas, principales defensores del uso de estupefacientes, dicen odiar.

EL NARCOTERRORISMO AVANZA HACIA ARGENTINA

En 1990, el Coronel Seineldín hablaba de la inminente llegada del narcoterrorismo. El 6 de mayo de 2014, en la Universidad Nacional de Rosario, la periodista colombiana especializada en narcotráfico Martha Soto le dio la razón. En una conferencia titulada “Narcotráfico en América Latina y Argentina, una mirada desde la investigación periodística”, Soto indicó que el narcoterrorismo tuvo que escapar de Colombia, y que ahora se está trasladando a México y Argentina. Textualmente, la investigadora explicó: “En la época de Pablo Escobar, cuando su familia tuvo que salir de Colombia, eligió Argentina. Y hay muchos ejemplos en los que grandes narcos terminaron conviviendo con la sociedad argentina y aún hoy hay muchas familias de jefes narcos que están viviendo en su país. Una de las preguntas que ustedes se tienen que hacer es por qué se está escogiendo Argentina, y si el Estado es lo suficientemente fuerte para poder controlar esta embestida mafiosa y qué tan blindado está para poder hacerle frente a este fenómeno”.

A la luz de los hechos recientes, en los cuales el presidente Macri y sus ministros mostraron que carecen de la capacidad suficiente para enfrentar a tres solitarios sicarios del narcotráfico, la respuesta a la pregunta planteada por Soto es preocupante.

Como se ha demostrado en este informe, el narcotráfico es una amenaza absoluta para la Seguridad Nacional y para nuestra propia soberanía, y el negocio es manejado por grandes corporaciones y no por simples caudillos pintorescos como se busca dar a entender en películas o series televisivas.

En la misma línea que marcó Seineldín, hoy Bandera Vecinal y su Líder, Alejandro Carlos Biondini (Kalki), tienen entre sus principales propuestas el necesario rearme material y espiritual de nuestra Patria, fundamental para terminar con esta era de drogas y corrupción que rige en estos días la Argentina. No puede haber improvisación ni tampoco dudas a la hora de combatir al narcotráfico, la delincuencia que asesinó a miles de compatriotas durante los últimos años está mutando en un monstruo aún más horrible, el de las bandas narcoterroristas.

El Estado está perdiendo el control de ciudades enteras, y la inmigración ilegal, protegida por leyes laxas y antinacionales, está poblando de criminales nuestro territorio. Los señores de la droga y la muerte buscan imponer el miedo, sólo el Imperio de la Ley y un Nacionalismo incorruptible pueden hacerle frente a este flagelo. Argentina debe volver a ser de los Argentinos, nuestra comunidad debe Despertar y tomar las riendas de su propio destino, o las corporaciones extranjeras y los criminales terminarán haciendo ondear su bandera sobre nuestras cabezas.

Por Equipo de Investigaciones Especiales “Alfredo Guereño”
Artículo publicado en el Periódico Bandera Nº 5 (Febrero 2016)

Publicado por Equipo de Investigaciones AG

Equipo de Investigaciones AG

Equipo de Investigaciones Especiales “Alfredo Guereño”.