Marine Le Pen: "Nada nos detendrá"

Marine Le Pen: “Nada nos detendrá”

Fuente: Periódico Bandera

(14.12.15) – Si bien el Frente Nacional francés no consiguió conquistar ningún gobierno regional en la segunda vuelta de las elecciones locales, alcanzó ayer domingo un récord histórico de votos, tras haber sido en la ronda inicial la formación más votada en seis de las 13 circunscripciones. Con proyección al orden nacional, el FN se consolidó como el primer partido de Francia, con el impresionante apoyo de 6 millones seiscientos mil sufragios, lo que representa un 30% de la voluntad ciudadana. Algo impensable pocos años atrás.

En estado de pánico ante el imparable crecimiento del Nacionalismo, y demostrando que las supuestas diferencias entre “derechas” e “izquierdas” del sistema son pura falacia y responden estratégicamente a idénticos intereses, los comicios visualizaron a socialistas, comunistas y anarquistas llamando a votar a los candidatos conservadores y ultraliberales en determinadas regiones -mientras retiraban allí sus propias listas para allanarles el camino-, y en otras, los representantes del capitalismo más ortodoxo convocaban, a su vez, a apoyar a los socialistas. En síntesis, un perfecto cuadro de lo que el General Perón sabiamente denominaba la sinarquía apátrida e internacional.

En ese sentido, y con meridiana claridad, la Líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, dijo anoche ante sus seguidores: “El país se divide ahora entre los mundialistas, partidarios de diluir a los franceses en el magma mundial, y los Patriotas, que consideran que la nación es el mejor espacio para protegerles”, al tiempo que animó a los franceses a unirse a su movimiento “por la libertad individual y colectiva”.

El propio Nicolás Sarkozy, en declaraciones ante AFP y otras agencias, reconoció que “sería un error pasar a otra elección como si los franceses no nos hubieran dicho nada”, mientras procuraba tranquilizar a sus mandantes reiterando su “rechazo a todo compromiso con los partidos extremos”, en referencia al FN, y con vistas a las presidenciales del 2017. Eduardo Febbro, el corresponsal en Francia del matutino izquierdista Página/12, describe hoy con crudeza en su informe el verdadero cuadro de situación: “El tributo pagado para evitar que la ultraderecha controle las regiones ha sido alto. Por primera vez en la historia, el propio jefe del Ejecutivo socialista salió a pedir que los electores votaran por los candidatos de la derecha como forma de antídoto ante la avalancha de los frentistas. Nada puede ser más triste que la frase pronunciada por el actual Primer Secretario del PS, Jean-Christophe Cambadélis, cuando evocó las regiones ganadas anoche por el PS: “Esto es un éxito sin alegrías”, dijo”.

Por su parte, una firme y entusiasta Marine Le Pen, reafirmó su convicción de que será “la Presidente de Francia” en el 2017 para terminar con un “sistema agónico“, culminando su mensaje con estas vibrantes palabras: “Nada nos detendrá. ¡Viva la República, Viva la Nación, Viva Francia!”.

Publicado por Redaccion

Redaccion

Equipo de Redacción de Libre Opinión.